TELÉFONO CONSULTAS
968 26 51 56
Contacto
Doctores Ripoll y De Prado operando
Ripoll y de Prado
< Volver al listado

Artroscopia de Cadera

Introducción a la artroscopia de cadera

La artroscopia de cadera es un procedimiento quirúrgico en el cual se inserta en la articulación de la cadera un tubo flexible pequeño con cámara incorporada. Generalmente se realizan dos o tres pequeñas incisiones para permitir que el tubo visor y otros instrumentos quirúrgicos ingresen en un espacio angosto entre la protuberancia y la fosa de la articulación de la cadera. Un monitor unido a la cámara permite que el cirujano vea dentro de la articulación de la cadera para diagnosticar e incluso tratar ciertos problemas de la articulación de la cadera. Este procedimiento mínimamente invasivo tiene ventajas respecto de la cirugía abierta tradicional ya que produce un traumatismo leve en la articulación de la cadera, generalmente es ambulatorio y los pacientes regresan a su casa después del procedimiento; normalmente esta práctica tiene un período de recuperación corto.



 

Preparación

Sus síntomas, antecedentes, imágenes (radiografías, tomografías computarizadas y resonancias magnéticas), pruebas de amplitud de movimiento y otros factores ayudarán a su médico a determinar si la artroscopía de cadera es indicada para usted. Antes del procedimiento, se le administrará anestesia para evitar la sensación de dolor. Se le puede aplicar anestesia general, en la cual un gas lo adormece, o anestesia local, en la cual se administra un medicamento a la columna vertebral mediante una inyección o pequeño tubo (catéter), adormeciéndolo desde la cadera hasta los pies. La mayoría de las veces, usted estará en una posición con su pierna en tracción, lo cual crea un espacio en la articulación de la cadera y permite el acceso de los instrumentos a la articulación sin dañar el tejido circundante. El acceso al espacio angosto en la articulación de la cadera es complicado debido a la orientación de los nervios circundantes y los vasos sanguíneos. Para asegurar que el artroscopio y los instrumentos se inserten de manera correcta, se colocará un dispositivo radiográfico portátil que se utilizará durante el procedimiento.



 

Incisiones y acceso a la articulación

Se realizarán dos a tres incisiones pequeñas de un cuarto a media pulgada de largo a lo largo de los sitios premarcados. Primero, se insertará una aguja en el espacio de la articulación y cuando se confirme el posicionamiento con el fluoroscopio, se inyectará en la articulación una solución acuosa estéril, creando una presión de líquido que ayudará a abrir la articulación. Se hace una incisión y se pasa un cable guía a través de la aguja, que se retira. Luego, se inserta un tubo delgado llamado cánula sobre el cable guía en el espacio de la articulación. El cable se retira y se inserta un artroscopio a través de la cánula para visualizar la articulación. Se accede a uno o dos de los portales restantes de manera similar y, una vez completo, se puede cambiar la ubicación del artroscopio o los instrumentos para visualizar la articulación o reparar los tejidos desde varias posiciones. El líquido se puede dirigir hacia dentro o hacia fuera de la articulación a través de inserciones en el artroscopio u otros portales para poder visualizar el interior de la articulación.



 

Diagnóstico y reparaciones

En general, el médico examinará la condición del cartílago articular que cubre la cabeza de la fosa de la protuberancia de la cadera (cabeza femoral) y dentro de la fosa (acetábulo). Este cartílago permite que la superficie del hueso se deslice contra otra superficie de manera suave. Se examinará la condición de los ligamentos que unen los huesos entre sí y el anillo firme de cartílago que rodea la fosa, llamado labrum, para verificar la existencia de rupturas. El espacio entre la articulación se examinará para detectar de cuerpos sueltos de material de cartílago y signos de inflamación o condiciones degenerativas. Entre los tratamientos de artroscopía de cadera más comunes se encuentran la extracción de fragmentos sueltos de cartílago, de revestimiento de articulación inflamada o enferma o de espolones dolorosos de la articulación de la cadera y la reparación o recorte de labrum roto.



 

Fin del procedimiento

Según los hallazgos y el tratamiento, la artroscopía puede demorar entre treinta minutos y dos horas. Una vez completado el procedimiento, se retiran el artroscopio y otra instrumentación. Las incisiones se pueden cerrar con dos a tres suturas no absorbibles y se pueden cubrir con pequeñas vendas o se pueden dejar cerradas con cintas adhesivas esterilizadas. Es posible que se le recete un medicamento para el dolor y deba colocar hielo en la zona operada, usar una faja ortopédica, caminar con muletas o limitar la cantidad de peso durante un tiempo. Generalmente, los síntomas mejoran después del procedimiento, pero puede volver a aparecer el mismo dolor a medida que se cura el recubrimiento de la articulación irritada y puede haber sensibilidad en la cadera y la rodilla a causa de la tracción. Es posible que también sienta una sensación de agua en la cadera o escuche ruidos de gorgoteo producidos por el líquido utilizado durante la cirugía, pero este líquido será rápidamente absorbido por el cuerpo. La hinchazón debe disminuir en aproximadamente una semana y por lo general las suturas se retirarán en un plazo de siete a diez días. El tiempo de recuperación total varía según el tratamiento específico realizado durante el procedimiento.




Doctor Ripoll
Doctores Ripoll y de Prado | Servicio de Traumatología y Cirugía Ortopédica | Aviso Legal y Política de Privacidad | Copyright 2014

MADRID
Hospital Ruber Internacional
C/ La Masó, 38
Mirasierra - 28034 Madrid
Tel. (+34) 91 457 78 02
info@ripollydeprado.com
MURCIA
Hospital Quirón Salud

C/ Miguel Hernández, 12
30011 Murcia
Tel. (+34) 968 26 51 56
(+34) 968 26 51 77
FAX. 968 26 55 33
info@ripollydeprado.com
ELCHE
Sport Clinic Elche

Av de Manuel Martínez Valero, 3
03208 Elche, Alicante
Tel. (+34) 96 661 11 56
info@ripollydeprado.com
ALMERÍA
Sport Clinic Almería

C/ Navarro Rodrigo, 21
04001 Almería
Tel. (+34) 950 250 820
info@ripollydeprado.com
ALICANTE
Sport Clinic Alicante

Avda. Eusebio Sempere, 11
03003 Alicante
Tel. (+34) 96 661 11 56
info@ripollydeprado.com
Ripoll y de Prado Sport Clinic MDS 360

Paseo de la Habana, 43
28036 Madrid.
Tel. (+34) 91 457 78 02
info@ripollydeprado.com
Sport Clinic Murcia

C/ Miguel Hernández, 14
30011 Murcia
Tel. (+34) 968 26 51 56
(+34) 968 26 51 77
FAX. 968 26 55 33
info@ripollydeprado.com