Inicio Cadera Artroscopia de cadera

Artroscopia de cadera

Técnica


La artroscopia de cadera es una técnica poco agresiva que permite ver y tratar las estructuras intrarticulares de la cadera. Se llega a la articulación por medio de pequeñas incisiones por donde se introducen la óptica, conectada a una vídeo cámara, y también el instrumental quirúrgico. Esta técnica nació para preservar la cadera, sobre todo para efectuar algunos tratamientos en caderas de pacientes jóvenes, retrasando otras soluciones más agresivas. Actualmente las indicaciones de la artroscopia son regularizar las superficies en el choque fémoro-acetabular, reparar las lesiones del labrum y tratar las lesiones del cartílago.

Procedimiento


Se realiza con anestesia epidural o general. Durante la intervención hay que hacer una fuerte tracción para separar bien las superficies articulares y permitir la entrada de la óptica y el instrumental. En ocasiones, dependiendo de la lesión y de su localización hay que abrir otras vías de entrada, con pequeñas incisiones. El postoperatorio suele ser rápido, estando poco tiempo ingresado en el hospital, y reincorporándose a la actividad diaria en poco tiempo.