Inicio Hombro Luxación de la articulación escápulo-humeral aguda

Luxación de la articulación escápulo-humeral aguda

¿Qué es?


En el hombro prima la movilidad. No es infrecuente que los huesos, ante un traumatismo, pierdan su relación anatómica y se produzcan roturas ligamentosas. La luxación de hombro es la pérdida completa de relación entre la cabeza del húmero y la cavidad glenoidea de la escápula. Las causas son variadas, pero en general el origen de la luxación suele ser una caída apoyando la mano o el codo con el brazo ligeramente separado. En los deportes de contacto el húmero se puede salir de la cavidad glenoidea por un golpe directo, en la cara anterior o posterior del hombro, al producirse con otro jugador o al caer contra el suelo. Las luxaciones de la cabeza del hombro pueden ser, según la dirección que siga la cabeza del húmero, anteriores (90%) o posteriores. La luxación anterior de la cabeza del húmero se dirige hacia delante y hacia abajo, quedando en la zona axilar o anterior del hombro. Se produce con mayor frecuencia en varones jóvenes, entre 18 y 30 años.

Causas


El mecanismo más frecuente de la luxación glenohumeral aguda es la rotación violenta externa de la articulación del hombro que generalmente se produce al apoyar el brazo en el suelo durante una caída. En el proceso que supone la salida de la cabeza humeral de la articulación del hombro la lesión más trascendente, es la rotura de los ligamentos glenohumerales inferiores. Que condicionarán la conocida como lesión de Bankart, que es un desgarro o un arrancamiento antero-inferior del rodete glenoideo o Labrum, y que condicionarán un hombro inestable. Según indican múltiples estudios, cuando la luxación de hombro se produce por encima de los 30 años, hay un porcentaje elevado en que se convierta recidivante, lo cual supondrá un deterioro progresivo de la articulación teniendo como signo precoz y definitoria la lesión de hillsachs, usura cortical de la parte postero-.superior de la cabeza humeral debido a su impacto repetido con el reborde glenoideo anteroinferior

Diagnóstico


El accidentado se sujeta, inmediatamente después del accidente, el miembro lesionado por el codo, con la mano del lado sano, para evitar movimientos y disminuir el dolor. Se observa la deformidad que deja la cabeza del hombro luxado. De hecho, al tocar el hombro encontraremos una cavidad vacía y una prominencia anterior que corresponde a la cabeza del húmero fuera de su sitio. El paciente no puede mover el hombro y cuando lo intentamos aparece una resistencia elástica en el miembro, que tiende a volver a adoptar la situación original. Hay que tomar el pulso del enfermo y explorar la sensibilidad en la mano para descartar compresiones de las arterias o de los nervios, por la presión de la cabeza en la axila. Las radiografías del hombro en dos proyecciones, anteroposterior y axilar, confirman la sospecha al ver la cabeza humeral fuera de su sitio habitual. En una fase tardía podremos diagnosticar la luxación de hombro mediante RMN donde podrán observarse tanto la lesión de Bankart como la de Hillsachs.

Tratamiento


Un médico debe proceder a la reducción inmediata, con maniobras suaves y bien controladas. Si el traumatismo ha sido reciente se facilita las maniobras por la atonía muscular de los primeros instantes. Si pasan varias horas o cuando unas maniobras suaves no consiguen la reducción se recomienda la relajación o anestesia general del paciente. Esta comúnmente admitido que, si la luxación se ha producido en un paciente de edad inferior a 30 años, el hecho de inmovilizarlo durante un periodo de 3-4 semanas, no nos garantiza que la luxación no pueda repetirse. La tendencia actual en pacientes jóvenes es la realización de una artroscopia d Para reconstruir las estructuras dañadas durante la luxación y detener el deterioro del hombro. En pacientes de más edad se mantiene el criterio de la inmovilización durante 3-4 semanas

Prevención


En los deportes de contacto debe potenciarse la musculatura del hombro, así como el entrenamiento neuromuscular que favorezca el control automático de la estabilidad del hombro. Se recomienda la realización de EMG de superficie para de una manera selectiva, potenciar aquellos músculos que, participando en la estabilidad del hombro, necesiten una mayor potenciación.