Inicio Hombro Rotura del manguito rotador

Rotura del manguito rotador

¿Qué es?


Se trata de la pérdida de continuidad de algunos de los tendones que constituyen el manguito de los rotadores. La rotura puede afectar al espesor total del tendón o hacerlo parcialmente, cuando la lesión es parcial puede afectar a la cara superior que contacta con la Bursa subacromial y el acromion o a la cara que se encuentra relacionada con la articulación. Estas lesiones de la cara articular se conocen con el acrónimo de lesiones de PASTA. Las lesiones totales se clasifican en forma de U, L, L invertida o semilunar, y según la movilidad de la lesión pueden ser reductibles o retraídas e irreductibles. Dependiendo del tamaño pueden ser lesiones pequeñas de 1cm, lesiones medianas 1-3 cm, lesiones grandes de 3-5cm o lesiones masivas más de 5cm.

Causas


Pueden deberse a un traumatismo agudo o maniobra violenta de la articulación del hombro, aunque la gran mayoría de ellas, se producen por un estrechamiento del espacio subacromial acompañado de una degeneración intratendinosas.

Tratamiento


No todas las lesiones del manguito deben ser operadas cuando la rotura es parcial y pequeña, en un contexto de un espacio subacromial normal, podemos utilizar la RHB y las terapia biológicas como los factores plaquetarios. Por el contrario en roturas sintomáticas que producen impotencia funcional apreciable y que no responden al tratamiento conservador, se debe recurrir a la cirugía, reinsertando el manguito roto en la cabeza humeral, preferentemente por técnica artroscópica. En ocasiones cuando las roturas son masiva  e irreductibles, es decir, no se pueden aproximar a su zona de inserción puede estar indicado un injerto o una transferencia del dorsal ancho, así como, en determinados casos un simple desbridamiento y descompresión subacromial.

Prevención


En los deportes de contacto debe potenciarse la musculatura del hombro, así como el entrenamiento neuromuscular que favorezca el control automático de la estabilidad del hombro. Se recomienda la realización de EMG de superficie para de una manera selectiva, potenciar aquellos músculos que, participando en la estabilidad del hombro, necesiten una mayor potenciación.