Inicio Hombro Síndrome subacromial

Síndrome subacromial

¿Qué es?


El síndrome subacromial se caracteriza por dolor cuyo origen está situado en el espacio que existe entre la cara inferior del acromion y la superior del hombro que está ocupado por el manguito de los rotadores. Se caracteriza por aparecer solo por la noche y también puede exacerbarse si los movientes del hombro se repiten en exceso. El dolor aumenta al producir la separación del brazo del cuerpo, movimiento de abducción.

Causas


Mecánicas Fue descrita por NIRR y consiste en el estrechamiento del espacio subacromial por el desarrollo de un acromion curvo (Biglianni tipo 2 y 3) que impactan al manguito de los rotadores Vasculares Déficit de irrigación en el manguito de los rotadores , especialmente en el tendón del supraespinoso, y más concretamente en la zona crítica que está situada a un centímetro de su inserción Osacromiale Presencia de un acromion bipartito, variante de la normalidad en el que el acromion no se ha fusionado y está formado por dos huesos yuxtapuestos .Dicha configuración del acromion produce roce intenso con el manguito de los rotadores. Causa por bursitis subacromial Inflamación de la bolsa que está situada entre el manguito de los rotadores y la cara inferior del acromion

Diagnóstico


El síndrome subacromial cursa con dolor en las caras anterior, lateral y superior del hombro. A veces irradia a la mano. El dolor aumenta con la separación, antepulsión y rotación interna del hombro. El dolor puede presentarse preferente por la noche. Es de utilidad para el diagnóstico la RX simple, donde deberemos observar un espacio en torno a los 7mm, entre la cara inferior del acromion y superior del húmero, así como, y en una proyección específica deberemos observar una acromion plano, para estar dentro de la normalidad. Se debe utilizar también el eco y RMN realizado por personal especializado.

Tratamiento


Cuando el manguito está íntegro en la mayoría de los casos se trata de una inflamación, producto del estrechamiento del espacio subacromial. El tratamiento es entonces preferentemente conservador, con altas tasas de mejoría con infiltraciones de factores plaquetarios y fisioterapia adecuada. Cuando existe rotura del manguito está indicada la descompresión y la sutura de los tendones afectados mediante técnica artroscópica.

Prevención


En los deportes de contacto debe potenciarse la musculatura del hombro, así como el entrenamiento neuromuscular que favorezca el control automático de la estabilidad del hombro. Se recomienda la realización de EMG de superficie para de una manera selectiva, potenciar aquellos músculos que, participando en la estabilidad del hombro, necesiten una mayor potenciación.