Líquido sinovial

¿Qué es?


Las diartrodias son articulaciones cerradas por una cápsula mientras que las superficies óseas contactan entre sí, procurando más o menos movilidad. Según la forma y las necesidades de la articulación se dispondrán de ligamentos intraarticulares, como es el caso de los ligamentos cruzados de la rodilla, o de meniscos, fibrocartílagos, para mejorar las superficies de contacto entre las superficies. Además, quedan cerradas por un cápsula que está reforzada por sus ligamentos de refuerzo. La cápsula está envuelta en su interior por una membrana sinovial, muy vascularizada. La cápsula articular es flexible para permitir la movilidad articular y en ocasiones los ligamentos de refuerzo, además de reforzar la articulación también restringen algunos movimientos.

Si no hay alteraciones de la anatomía las superficies articulares se mueven entre ellas con un coeficiente de fricción muy bajo, sin provocar concentración de presiones ni tampoco lesiones.

Por otro lado, el cartílago carece de vasos y las células cartilaginosas, los condrocitos, se tienen que nutrir por otros medios.

Las articulaciones para mantener el bajo índice de fricción y para mantener sus estructuras anatómica en buenas condiciones se lubrican con el líquido sinovial, producido por la extravasación de los vasos de la membrana sinovial.

Función


El líquido sinovial tiene la función de mantener el bajo índice de fricción en el contacto de las superficies articulares; además, tiene la misión de nutrir a las células cartilaginosas con una clara función mecánica. Al cargar la articulación, el líquido del interior del cartílago sale al exterior y al suprimir esta carga, de nuevo, el líquido penetra en el tejido. De esta manera hay un equilibrio que ayuda a mantener las estructuras articulares. Por esto, el movimiento, sin sobrecargar, es bueno para las articulaciones.

Tratamientos


Hay tratamientos que infiltran la rodilla con ácido hialurónico, factores plaquetarios, etc., precisamente con la intención de mejorar la calidad de ese líquido sinovial y revertir el proceso. También se recomienda medicamentos orales o suplementos alimenticios que actúan sobre la membrana sinovial, como el colágeno o el condroitín sulfato, para producir un líquido de mejor calidad, capaz de revertir un proceso degenerativo.

Otros aspectos


Además, el líquido sinovial, contiene proteínas que ayudan a mantener los condrocitos y la matriz extracelular y estos eliminan los detritus a través del líquido sinovial. Pero, ¡cuidado! Al producirse una lesión también los factores proteolíticos, como la metaloproteinasas, se transmiten por el líquido sinovial. Esto puede explicar que al producirse una lesión articular haya un proceso de degradación difícil de detener e incluso que vaya en aumento.

Si pinchamos una rodilla sana, sin alteraciones veremos que nos resulta difícil obtener líquido sinovial, pues su cantidad es muy pequeña en condiciones normales. Por el contrario, ante una lesión articular notaremos que aumenta de forma considerable la cantidad de líquido sinovial.