Inicio Operaciones Rodilla Prótesis de rodilla

Prótesis de rodilla

¿Qué es?


La prótesis de rodilla consiste en la sustitución de la superficie articular de la rodilla con alto grado de deterioro por elementos metálicos y de polietileno que reproducen la estructura y la función articular.

Las prótesis de rodilla pueden ser de diseños muy distintos y se elegirá el modelo más adecuado dependiendo del dolor, la deformidad, la rigidez o la inestabilidad de la articulación del paciente.

Dentro de las prótesis primarias, es decir aquellas que se colocan por primera vez, distinguimos según la forma articular, prótesis de deslizamiento y prótesis en bisagra.

Actualmente las prótesis suelen ser modulares, de tal manera que las prótesis, se pueden realizar a medida de las necesidades del paciente y compensar sus defectos, adaptándose a los diferentes tamaños.

¿Por qué se hace?


Siempre en la indicación debe primar el dolor y la incapacidad del paciente de realizar una vida normal. Asi mismo, en pacientes jóvenes debemos ser especialmente restrictivos para realizar la intervención.

Secundariamente, las prótesis deben implantarse siempre que radiológicamente se alcancen grados 3 y 4 de Ahlback de deterioro articular (gonartrosis) en radiología simple en bipedestación y una vez que los tratamientos conservadores no han podido permitir al enfermo su vida normal.

Eficacia


Los seguimientos a cinco años de las prótesis en la actualidad nos permiten afirmar que es un procedimiento fiable y seguro con altos grados de buenos resultados.

Riesgos


A los riesgos que conlleva cualquier operación de envergadura como es esta como infección, tromboembolismos… hay que añadir los que son propios de un implante articular como el aflojamiento o movilización tardía. La buena practica médica debe consistir en la realización correcta de la intervención así como en tomar todas las medidas que puedan prevenir las complicaciones, actuación que en la actualidad, de todos es conocido, tiene sus limites.