Inicio Pie Dedo en Martillo

Dedo en Martillo

¿Qué es?


Los dedos medios del pie se pueden desviar en dos sentidos, longitudinal o lateral. En las desviaciones longitudinales del pie nos encontramos con deformidades muy bien definidas, como son el dedo “en martillo” (hammer-toe), dedo “en garra” (claw-toe), dedo “en martillo” o “en garra” distal (mallet-toe deformity) y el dedo “en cuello de cisne”. Con estas deformidades los dedos pierden su contacto continuo durante la marcha. El dedo “en martillo” es uno o más dedos centrales del pie que presentan extensión de la articulación metatarso-falángica y flexión de la interfalángica proximal. Por su parte, el dedo “en cuello de cisne”, es un dedo en martillo, pero con una articulación interfalángica distal extendida y el dedo “en garra”, es la flexión de las dos articulaciones interfalángicas, la proximal y la distal.

Diagnóstico


La deformidad cambia los apoyos del pie durante la marcha y produce unas deformidades que rozan con el calzado por lo que es frecuente el dolor en la superficie dorsal de la deformidad, con una callosidad y a veces un higroma.

Tratamiento


Cuando la deformidad se reduce son recomendables las plantillas con descarga por detrás de la cabeza de los metatarsianos para aliviar el dolor e intentar estirar los dedos. También se pueden recomendar dispositivos de silicona, donde se introduce el dedo, que ayudan a corregir la deformidad. La cirugía ambulatoria, busca corregir la deformidad cuando esta es irreductible o fracasa el tratamiento conservador. Para ello, se realizan cortes en el hueso y se fusiona (artrodesis) la articulación interfalángica, dejando un cierto grado de flexión plantar. Además, si el tendón extensor está retraído y tenso se recomienda hacer la tenotomía percutánea (sección) del mismo.