Inicio Pie Espolón calcáneo

Espolón calcáneo

¿Qué es?


El espolón del calcáneo es como una protuberancia, un osteofito, un cuernecito óseo que sale de la cara inferior del calcáneo y recuerda, como indica su nombre, los espolones de las aves.

Causas


Esta protuberancia aparece por la tensión de la fascia, produciendo roturas en la inserción de la misma en el calcáneo, estimulando así la formación de hueso que da lugar al espolón.

Diagnóstico


El síntoma fundamental es el dolor al apoyar el talón en el suelo que desaparece con el reposo. El dolor puede ser más intenso por la mañana y se puede irradiar hacia la zona central del arco del pie y aumenta cuando la persona se pone de puntillas, pues se tensa la fascia plantar. La fascia plantar es una banda fibrosa que se dispone en la planta del pie y tensa, como una cuerda de arco, la bóveda plantar. La fascia se tensa al caminar y al levantar el talón del pie y despegar el pie del suelo. El dolor a la presión, en la zona del talón donde se inserta la fascia, es muy intenso. La relación entre el dolor del talón y la existencia del espolón parece evidente. Pero no debemos olvidar que muchas personas tienen un espolón y, sin embargo, no presentan ninguna sintomatología, ni nunca han tenido dolor. El espolón del calcáneo no es significativo de una fascitis plantar y no se ha podido establecer una relación. En el 50% de los pacientes con talalgia se ha visto un espolón del calcáneo, pero solo un 5% de los pacientes con espolón de calcáneo señalan haber tenido dolor en la planta del pie. Además, estudios anatómicos han demostrado que el espolón no se continúa con la fascia plantar en la mayoría de los casos. Por lo tanto, quitar el espolón no es una garantía de buenos resultados y cabe preguntarse si el espolón debe ser resecado.

Tratamiento


Lo primero será quitar el dolor del talón. Para ello, se recomienda utilizar un calzado con un buen soporte del arco longitudinal y almohadillado en la zona del talón. Existen plantillas perforadas para evitar el apoyo de la zona del espolón y disminuir el dolor durante el apoyo. Una vez que se ha instaurado el cuadro, se debe hacer reposo durante un mínimo de 3 a 4 semanas y tomar antiinflamatorios (AINEs) por vía oral. Cuando disminuyen los síntomas se puede caminar o hacer deporte con una talonera de descarga. En las fases más agudas puede estar indicado la infiltración con corticoides de la fascia plantar. Solamente en algunos casos de rotura extensa de la aponeurosis por un traumatismo o en los cuadros más prolongados y resistentes al tratamiento, transcurrido un tiempo adecuado, está indicada la intervención quirúrgica percutánea, desinsertando la aponeurosis plantar en el calcáneo y extirpando, si existe, el espolón calcáneo.