Inicio Pie Pies planos

Pies planos

¿Qué es?


El pie plano es un pie con la altura de la bóveda plantar disminuida y el talón en valgo, es decir visto desde atrás, inclinado hacia fuera; una consecuencia de los cambios que se producen al “caer” la bóveda plantar. También hay cambios en el antepié. El pie plano es un pie que se caracteriza por apoyar una gran parte de su planta. Cuando hay un pie plano, el astrágalo se cae hacia abajo y hacia dentro, veremos un astrágalo más vertical y el calcáneo más inclinado hacia fuera. Esta inclinación de la parte posterior del pie produce una supinación compensatoria del antepié que hace, en los casos más graves, que el primer metatarsiano, correspondiente al dedo gordo, esté más elevado que el resto. Además, al caer el astrágalo empuja al escafoides y este, a su vez, al resto de los huesos del arco interno del pie. Y el antepié se coloca en separación.

Diagnóstico


Hay que distinguir el pie plano infantil del pie plano en el adulto. El pie plano laxo del niño es un proceso normal del desarrollo del pie. La mayoría de los niños, el 95% de los casos, tienen un pie plano, que no es patológico y no debe ser tratado. El niño necesita andar, saltar y correr, desarrollar su musculatura mientras crecen los huesos. Además tiene una almohadilla plantar llamativa que tiene que se irá adaptando con el paso de los años. Niños con un pie plano, si no hay una causa que lo exija, no deberían ser tratados con ningún tipo de plantilla o de calzado hasta llegar a los 8 años de edad. El pie plano infantil se conoce como pie plano laxo y existen unas pruebas para ver si el pie corrige su forma. Con el niño en bipedestación, se levanta el dedo gordo del pie hacia arriba y observaremos como aumenta el arco interno del pie. Otra prueba es colocarse por detrás del niño en bipedestación, y le decimos que se ponga de puntillas; en el pie plano laxo observaremos que se corrige el valgo del calcáneo. Por su parte, los pacientes adultos consultan por dolor, cansancio y por observar una deformidad, una marcha “rara” y, en ocasiones, el desgaste del calzado por una zona determinada. La clínica dependerá de la causa del pie plano aunque el dolor suele deberse a la aparición de procesos degenerativos.

Tratamiento


En los niños hay que seguirlos hasta los 7 – 8 años de edad, evitando el tratamiento con calzados ortopédicos o con plantillas. En el pie plano del adulto, cuando hay dolor por sobrecarga del tendón tibial posterior que sufre por la caída del arco interno, aconsejamos el reposo. Siempre se deben colocar plantillas con soporte del arco interno, generalmente plantillas de base rígida. Además, de ejercicios para potenciar la musculatura intrínseca y extrínseca del pie. El tratamiento quirúrgico en el niño es infrecuente. En el adulto requiere técnicas que actúan sobre las partes blandas y sobre la estructuras osteo-articulares.